Logotipo
Ilustraciones: Carmen Bueno     Enlaces de Interés Referencias Bibliográficas Terminos y condiciones legales
Crisis de Angustia o Ataque de Pánico

La característica principal de una crisis de angustia es la aparición aislada y temporal de miedo o malestar intensos, sin que realmente exista un peligro real. La crisis se inicia de forma brusca y evoluciona rápidamente (habitualmente en 10 minutos o menos), acompañándose a menudo de una sensación de peligro o de muerte inminente y de una urgente necesidad de escapar. Pueden llegar a alterar el ritmo y calidad de vida, siendo un correcto tratamiento farmacológico una medida eficaz para paliar este malestar. Los síntomas que el paciente puede experimentar son:

  • Palpitaciones o sensación de que el corazón late muy fuerte.

  • Sudoración.

  • Temblores o sacudidas.

  • Sensación de falta de aliento o ahogo.

  • Sensación de atragantamiento

  • Opresión o malestar en el tórax.

  • Nauseas o molestias abdominales.

  • Inestabilidad o mareo.

  • El evento se siente como irreal o de estar separado de uno mismo.

  • Miedo a perder el control o "volverse loco".

  • Miedo a morir.

  • Sensación de entumecimiento u hormigueo en cara, brazos, piernas.

  • Escalofríos o sofocos.

    Si estas crisis de angustia se vuelven frecuentes (como mínimo una vez al mes), se denominará Trastorno de Angustia. En estos casos es importante consultar con un especialista.