Logotipo
Ilustraciones: Carmen Bueno     Enlaces de Interés Referencias Bibliográficas Terminos y condiciones legales
Trastorno Psicótico

Los trastornos psicóticos son conocidos como la pérdida del contacto con la realidad, siendo la esquizofrenia el trastorno más representativo. En esta enfermedad el paciente presenta alteraciones específicas que deberán ser identificadas por el psiquiatra. La característica principal de los trastornos psicóticos con la presencia de ideas delirantes y de alucinaciones.

  • Ideas delirantes: Son creencias falsas que pueden surgir tras una mala interpretación de alguna experiencia o sensación. Estas ideas pueden ser sobre distintos temas, como de persecución, autorreferencial, acerca del cuerpo o somáticos, sentimentales, religiosos o grandiosos. Las más frecuentes suelen ser de persecución; la persona cree que está siendo molestada, seguida, engañada, espiada o ridiculizada. Las ideas delirantes autorrefenciales también son comunes: La persona cree que ciertos gestos, comentarios, periódicos, programas de televisión o cualquier elemento de su alrededor están especialmente dirigidos a él. También pueden existir ideas delirantes "raras", que serían aquellas que son improbables e incomprensibles, aunque también varían según las diferentes culturas. Un ejemplo sería la creencia de que un extraño ha colocado dispositivos de espionaje en el interior de su cuerpo sin que exista ninguna cicatriz o marca, o tener la convicción de que alguien importante o con muchas influencias, como el presidente de un país.

    Las ideas delirantes no desaparecen a pesar de que se le demuestre y compruebe al paciente lo contrario, es decir, estas ideas son irreductibles a la lógica y a la realidad y se mantienen durante el tiempo.

  • Alucinaciones: Es una sensación subjetiva falsa, o lo que es lo mismo, una percepción de un estímulo sin que exista un objeto que la produzca. Pueden ocurrir en cualquiera de los cinco sentidos, siendo las alucinaciones auditivas las más frecuentes. Las alucinaciones auditivas suelen experimentarse como voces, bien conocidas o desconocidas, que son percibidas como distintas de los pensamientos de la propia persona. También pueden existir alucinaciones visuales, donde el paciente ve objetos o personas que los demás no ven; olfativas, en el que percibe olores que nadie más huele; gustativas, sintiendo sabores que no existen en ese momento, o táctiles, donde tiene la sensación de ser tocado o incluso llegar a sentir que tienes objetos o algo vivo debajo de la piel.

    Aunque estos síntomas son los más conocidos, también hay que prestar especial atención a los que se conocen como síntomas negativos, que pueden generar un importante deterioro social, familiar, académico y/o laboral, pudiéndose confundir con una depresión:

  • Afecto plano: El afecto es la capacidad que tiene una persona de reaccionar ante lo que nos rodea, manifestándose en sentimientos o emociones, como la alegría o la tristeza. Estos pacientes pueden perder esta emotividad, y aunque digan cómo se sienten, no consiguen expresarlo mediante la expresión facial, la mirada o el lenguaje corporal, incluso con sus seres más próximos. Se mantienen distanciados e indiferentes.

  • Alogia: Se refiere al empobrecimiento del pensamiento, pudiendo valorarse a través de un discurso breve, con escaso contenido, repetitivo o entrecortado.

  • Abulia: Incapacidad para iniciar y continuar con una actividad, demostrando una falta de voluntad incluso en las tareas más sencillas, como el aseo personal. Aunque el paciente quiera hacerlo no puede, pudiendo existir conflicto con la familia porque no se entiende y se vive como una falta de implicación e interés.

  • Anhedonia: Es la dificultad para sentir placer por las cosas que antes le gustaba hacer o por las actividades que normalmente consideradas placenteras.

    Dentro de los trastorno psicóticos tenemos:

  • Esquizofrenia.

  • Trastorno esquizofreniforme.

  • Trastorno esquizoafectivo.

  • Trastorno psicótico breve.

  • Trastorno delirante.

  • Trastorno psicótico debido a enfermedad medica o inducido por sustancias