Logotipo
Ilustraciones: Carmen Bueno     Enlaces de Interés Referencias Bibliográficas Terminos y condiciones legales
Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad se caracteriza por la presencia constante de desatención y/o hiperactividad-impulsividad más frecuente y grave que lo observado habitualmente en personas de un nivel de desarrollo similar. Algunos de estos síntomas causantes de problemas pueden haber aparecido antes de los 7 años de edad. Sin embargo, es frecuente diagnosticarles pasados varios años. Principalmente suelen existir problemas en el colegio o trabajo y en la casa, dificultando la actividad social, académica o laboral.

Las personas afectadas de este trastorno pueden no prestar atención suficiente a los detalles o cometer errores por descuido. Les cuesta mantener la concentración en una única tarea y persistir hasta el final. A menudo parecen tener la mente en otro lugar, como si no escucharan o no oyeran lo que se les está diciendo.

Asimismo suelen presentar hiperactividad, que puede manifestarse en que mueven excesivamente las manos o los pies, o se remueven en su asiento, abandonándolo con frecuencia. Suelen correr o saltar excesivamente en situaciones inapropiadas, mostrando dificultad para dedicarse tranquilamente a actividades de ocio o hablando en exceso.

En relación a la impulsividad, se caracterizan por tener dificultades para esperar su turno, se entrometen en actividades de otras personas o precipitan respuestas antes de haber completado la pregunta.

Los síntomas antes descritos se observan en niños en etapas preescolares finales y escolares, modificando este patrón según va evolucionando a lo largo de la vida adolescente y adulta. Aunque el TDAH afecta a niños fundamentalmente, se ha observado que gasta un 60% de los niños diagnosticados mantendrán estos síntomas en la edad adulta, si bien es cierto que tiende a atenuarse con el curso de los años.

Se ha observado que este trastorno tiene un base neurobiológica (alteraciones en los neurotransmisores cerebrales y en la distribución celular) con repercusión principalmente en la conducta. Sin embargo, el diagnóstico de trastorno por déficit de atención con hiperactividad se realiza principalmente a través de la observación de los padres y maestros.

El tratamiento del TDAH se basa en un correcto tratamiento farmacológico y un abordaje psicoterapeútico tanto para el paciente como para la familia, donde se procure mejorar la conducta y las emociones, la relación entre maestros y compañeros, así como promoviendo una adecuada adherencia terapéutica.